Sisters and guests gathered in prayer in the oratory.

 Viviendo momentos difíciles con los salmos

Paz Vital, OSB Pequeñas notas de un viaje a la pradera 2 Comments

En el monasterio rezamos los salmos tres veces al día durante la Liturgia de las Horas. En la oración de la Mañana y en la oración de la tarde, oramos dos salmos cada vez, uno cantado y otro recitado. En la oración de mediodía recitamos un salmo. Esto nos da un total de cinco salmos al día, lo cual es demasiado para mí.
Paz-at-midday-prayer-w
Desde que puedo recordar, todos los domingos asistía a misa con mi familia en México y nunca escuché un solo salmo que pidiera a Dios por el castigo de la gente mala o que pidiera la muerte y destierro mis enemigos. Cuando me mudé a Houston y escuché esta versión de los salmos, No lo podía creer. De verdad, ¿Podemos pedir a Dios que es todo amor y compasión, que haga cosas viles en nuestro nombre? Me enseñaron los domingos en la misa y el sábado en el catecismo que Dios quiere que tengamos un corazón puro, que seamos buenos en conducta y el pensamiento. Entonces, ¿cómo puedo pedir a Dios, El Misericordioso, Todo Poderoso, que mate o destierre a alguien de la tierra? Esto simplemente no tiene sentido para mí.

Escuché por primera vez estos salmos en Houston, y pensé que el problema estaba relacionado con mi mala comprensión de inglés. Pero no, además yo no soy la única persona que encuentra los salmos demasiado desconcertantes. Un día en la clase “Conspire” que Brooke Summers-Perry dirige en la iglesia Metodista, la gente comenzó a hablar acerca de reescribir los salmos. Esto me abrió los ojos. Podemos reescribir los salmos utilizando un lenguaje inclusivo y vigente que haga sentido con nuestras experiencias culturales y conocimientos actuales! Después de todo, la ciencia ha cambiado la forma que teníamos de ver y entender el universo entero, y a nosotros mismos. En abril de 2015 en la clase Conspire, Brooke nos dio cuatro versiones diferentes de unos salmos y nos pidió elegir uno y reescribir nuestra propia versión. Esta es mi versión del Salmo 72:

Da el regalo de la sabiduría y la compasión
a todos los pueblos, Oh Amado Creador,
el don de la misericordia a todas las generaciones!

Que las personas seamos reconocidas
por nuestra misericordia y compasión,
Que seamos portadores de amor y equidad para todos.
Que la pobreza desaparezca!

Deja que nuestros espíritus se elevan como el águila;
permite que la alegría permanezca en nuestros corazones!
Que trabajemos duro para hacer que el sufrimiento
y la desigualdad desaparezca,
Que seamos portadores de amor y equidad para todos.
Que la opresión desaparezca!

Que meditemos largamente
antes de dar un consejo!

Bendito seas Amado Creador Nuestro,
El único, dador de felicidad
y libertad a todos los pueblos,
El que nos guía en el camino de la vida.

Bendito seas tú, que vienes en nombre del amor;
Que tu gloria llene todo el Universo!

Amén y Amén

Desde que llegué a Holy Wisdom Monastery el pasado mes de junio, me he dado a la tarea de leer un salmo cada día. Leo un salmo cada mañana en el desayuno, y trato de reescribirlo, o simplemente resaltar la palabra o frase que resuena en mi corazón ese día. Esta es mi versión del Salmo 66, pensando en todos los refugiados y desplazados, especialmente los sirios.

Salmo del pueblo Sirio a Dios

Escucha mi voz, oh Dios, en mi queja hacia ti;
preserva mi pueblo del enemigo temible.
Escóndeme de la conspiración secreta de ISIS,
y de la ira de la gente de Francia.

De las intrigas de los malhechores.
Que afilan sus lenguas como espadas,
Que dirigen sus palabras amargas como flechas;
Emboscando y disparando a los inocentes.

Ellos se aferran a su mal propósito.
Juegan a la víctima para matar a gente inocente.

¿Quién puede protegernos, oh Dios?
Mi gente sufre, nuestras mujeres son violadas,
Nuestros niños son muertos como perros en la calle.

Escucha mi voz, oh Dios, en mi queja;
Preserva el pueblo Sirio,
al inocente, del enemigo temible.

No clamo venganza, oh Dios.
Mi clamor es por tu amor, por favor, detén el dolor.

Nos vemos obligados a salir de nuestro país;
Somos los refugiados que nadie quiere.
Somos las víctimas de los malhechores,
Pero todo el mundo nos ven como el enemigo.

Nosotros los Sirios, ¿no somos también tus hijos?
¿Por qué nos abandonas?

Reintegra a mi pueblo, oh Dios,
Para que podamos adorar libremente tu nombre
en nuestra casa, en el lugar
donde nacieron nuestros padres,
y los padres de nuestros padres te adoraron también.

Estoy aprendiendo mucho sobre la forma en que la gente pensaba y se relacionaba con Dios hace dos mil años. Y creo que los seres humanos estamos creciendo mucho en el conocimiento de Dios y de nosotros mismos. Eso no quiere decir que ya no necesitamos seguir creciendo. Pero me gustaría pensar que tal vez en algunos cientos de años, con suerte no miles; una persona va a leer mi versión de los salmos y pensara “Dios mío, pero qué primitiva era la relación de esta persona con Dios.” Me gustaría creer que esta persona va a pensar de esta manera porque tendrá un conocimiento más profundo y una relación más estrecha con Dios.

________________

Leer más de Paz en su serie del blog, Pequeñas notas de un viaje a la pradera.

Comments 2

  1. Hola hermano,
    Espero que sea muy pronto Esteban, Dios no es la jerarquía religiosa. Siempre estas en mis oraciones.
    Love, Paz

Leave a Reply

Your email address will not be published.